This is Cameroon

En una de las maletas que llevé para mi viaje a Camerún, cogí un libro que me regalaron justo antes de marchar. Un libro muy adecuado para el momento y el lugar: Ébano, de Ryszard Kapuscinski. Empecé a leerlo cuando llevaba ya algo más de un mes como voluntaria y la verdad es que me sorprendió mucho, porque algunas de las cosas que leía, ya las había vivido en persona. Kapuscinski fue un reportero polaco que vivió en África a partir de 1957 y que relata su experiencia en este continente, narrando todo aquello que ve y las situaciones políticas de cada país en un momento en que acontece el fin de los imperios coloniales.

Aprovechando la llegada de nuevos voluntarios que se instalarían en Widikum decidí acompañarles para pasar dos semanas con ellos y para ver cómo es el famoso Widikum del que tanto me hablaba madre Pilar. Widikum es un pueblo en medio de la nada; hay una carretera que cruza el pueblo y las casas se amontonan alrededor. No es una carretera cualquiera, es LA carretera. La mejor que hay en todo el estado. Parece que cuando hablas con la gente y les dices que vas a Widikum, el punto más importante y de más trascendencia es comentar el estado de la carretera, lo buena que es y la facilidad con que te permite llegar a Widikum. Parece un poco sorprendente que el único tema destacable de este pueblo sea esto, pero la verdad es que una vez coges el autobús desde Dschang para ir hacia Bamenda (y de allí coger otro autobús para llegar a Widikum) te das cuenta de la importancia de que la vía esté en buen estado. El viaje desde Dschang hasta Bamenda dura entre 4 o 5h para recorrer sólo 96 km (sin contar el traqueteo, las maniobras del conductor, y los golpes que te das con la cabeza en la ventana debido a los agujeros que hay), y desde Bamenda hasta Widikum tan sólo 1h para recorrer 56 km.

“Cuando te subes al autobús y ocupas tu asiento puede producirse una colisión entre dos culturas, un choque, un conflicto. Esto sucederá si el pasajero es un forastero que no conoce África. Alguien así empezará a removerse en el asiento, a mirar en todas direcciones y a preguntar: ¿Cuándo arrancará el autobús?, ¿Cómo que cuándo?, le contestará asmobrado el conductor, “Cuando se reúna tanta gente que lo llene del todo”. De modo que el africano que sube a un autobús nunca pregunta cuándo arrancará, sino que entra, se acomoda en un asiento libre y se sume en el estado en el que pasa gran parte de su vida: en el estado de inerte espera.”

Al llegar a la parada del autobús nos pasó exactamente eso; el bus que estaba a punto de salir ya estaba lleno y éramos los primeros pasajeros en empezar a llenar el siguiente; así que nos lo tomamos con calma y tranquilidad. Sabiendo que podríamos estar esperando una hora o más decidimos comprar unas “beignets” para comer ( una especie de bollitos fritos ) y sentarnos a esperar. Durante la espera nos encontramos por casualidad con un trabajador del hospital de Batseng’la que también se dirigía a Bamenda. Hablando con él también tocó comentar el estado de las carreteras y cuánto tiempo se tarda en llegar al destino. Cuando le pregunté qué le parecía a la gente de aquí el estado de las carreteras estuviera tan mal me dijo: “This is Cameroon”. Me sorprende que aquí cuando algo no funciona la justificación que se dé sea ésta, como si diciendo esto no hubiera nada más que se pudiera hacer ni discusión posible.

foto-nuria

Hay muchísimos accidentes. En el hospital casi cada semana vienen pacientes que han tenido un accidente de tránsito. Desde hace un año, médicos del COEM (Cirujanos Ortopédicos de España para el Mundo) vienen una semana de cada mes al hospital para hacer consultas y operar. Se trata a muchísimos pacientes y se hace una labor impresionante. Cada vez acuden más pacientes, se trabaja desde primera hora de la mañana hasta tarde para ayudar a todos los que vienen. Al haber campañas cada mes se hace un trabajo continuo, hay un seguimiento de todos aquellos pacientes que se han tratado en el hospital y se ve una mejora increíble, pacientes que no podían andar, acuden al cabo de unos meses a consultas andando y con una sonrisa en la cara.

Nuria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s