Love spell

Llevamos ya 6 semanas aquí y este lugar ya no resulta desconocido para mí.

El hecho de tener que volver dentro de un mes me aterroriza un poco. Pero saber que cuando lo haga seré tía es uno de mis pocos consuelos. Eso, y ver alguna de mi gente, claro.

Mi espalda se hizo ya al colchón de plástico y mi piel ya no se obsesiona por el uso de repelente o mosquitera.

Ya no me es tan imprescindible la higiene que tenemos en casa, los caminos en moto ya se nos hacen cotidianos (aunque con precaución sí, mami).

Lo que no perdí es la ilusión de levantarme rápido de un salto cuando suena el despertador a las 6 am y Ale me llama loca. Dormir es fisiológico y esencial, pero las horas justas y necesarias. En exceso es una pérdida de tiempo para mí, sobretodo estando aquí!

Salimos a correr por aquí cerquita, la gente ya nos conoce y nos anima en el camino cuando llevamos la lengua fuera cuesta arriba: “Docteurs sportifs!” nos gritan.

En el hospital nos reciben aún con admiración cuando pasamos, y aún más gracias cuando saludamos. Y ya hay gente que consideramos amigos.

Amigos, enfermeros, estudiantes, celadores, matronas y gente con la que pasamos muchas horas y de los que aprendemos mogollón y ellos de nosotros; intercambiamos conocimientos y cultura. Aprendemos de ellos, sobretodo de cómo afrontan situaciones complicadas cuando se mueren tantos pacientes y bebés y hay tantos abortos cada día.

Cuando acaba la jornada en el hospi, el señor del bar nos ve a lo lejos y va sacando nuestra “bière 33 glacée”, que nos ha guardado desde la mañana. Y enseguida se corre la voz de que estamos allí y la gente se acerca a saludarnos y charlamos un rato. O chapurreamos en mi caso. Pero nos vamos entendiendo.

Tuve la ocasión de hablar alguna vez con alguien aquí, sobre la magia que tiene este lugar. Igual es el viaje o la distancia, pero al pensar de forma distinta, se sacan cualidades diferentes de la gente. Mi hermana lo llamaría el efecto “Gran Hermano “. Las relaciones con las personas que tenemos aquí son especiales. Aún no sé si es sesgado o es un hechizo del lugar, pero se magnifican los valores y la buena cara de cada persona.

Siempre se piensa que el amor es algo poético, profundo y romántico. Yo nunca lo vi así, pero empiezo a sacarle otro sentido, y me voy enamorando de muchas personas aquí. Otra de ellas fue aquel chico que me conquistó con su voz grave en el camino de vuelta en el “autobús” desde la boda un domingo. Fue una conexión rara, corta pero intensa.

image1

Una mención especial a las chicas del centro de la Esperanza, con las que pasamos ratos muy divertidos en las comidas con los niños, y nos han adoptado como hijas. Esa risa escandalosa y tan poderosa que nos hace partirnos de risa. Su humor y paciencia, admirables. Ya vamos conociéndolas y vamos haciendo planes. El famoso “8 Mars ” salimos con nuestra Cava (túnica aquí) especial del día y bailamos al ritmo que pudimos con ellas. Después teníamos que quedar con una amiga que era la dueña del hotel Bo y nos habíamos comprometido a consumir ahí, y también a ver a nuestros amigos enfermeros con los que habíamos quedado.

Con la mala suerte de haber decepcionado a las mamás, ya que aprendimos que las cosas en Camerún no se hacen así, así que con mucha culpa nos levantamos al día siguiente .

Sin saber muy bien que habíamos hecho mal fuimos a hablar con la mamá jefa Pamela y ya nos dio su bendición: “cuando Pamela dit ça va, es ça va” . Así que ya podemos continuar con la cena de tortilla que habíamos preparado para mañana. Uno de los primeros choques culturales con los que nos encontramos. Hacer amigos es diferente aquí.

Una tarde, él (Dr Donald Mutara), del que os dije que no tenía palabras para describir, nos invitó a una reunión con todos los médicos de Dschang que duraba horas y pensamos: “vaya chapa en francés nos toca”. Pero luego cuando dijo que era en un hotel y había comida y cerveza, se nos iluminaron los ojos. Así que pillamos la moto y bajamos.

image2.JPGAl llegar 2 horas y media tarde (cosas que pasan estando de guardia) nos esperaban 8 personas alrededor de una mesa redonda y fajos grandotes de francos FCFA sobre la mesa. Parecía una mafia. El dinero lo recaudaba cada uno e iba para un proyecto distinto cada mes. Cuando nos presentamos y se interesaron por el motivo de estar ahí ya hicimos migas. Comimos como auténticos medecins, lo mejor que habíamos comido hasta entonces.
Y moto otra vez, que nos llevaba a un especie de ceremonia que duraba toda la noche hasta el amanecer…

Como las fiestas de un pueblo castellano con música, charanga , comida, bebida y bailes en corro, pues igual, pero esto era un funeral. Otro!

Superada la semana! El doctor se había ido a un congreso tres días  y dejó el hospital a nuestro cargo. Pasando consultas, La Ronda y haciendo ecos a tutiplén (se dice así, no?) afrontando alguna situación de urgencia que se nos resbalaba un poco de las manos, pero con la suerte de que aquí el personal enfermero y auxiliar se forma muy bien, más como médicos que otra cosa.

image3.JPG

Así que nos ganamos nuestra primera excursión por fin!!! Moto a la estación de Dschang, autobús a presión hasta Baffousam, moto a la estación, y último bus patera hasta Foumban. La Soeur Milagros nos recibió con los brazos abiertísimos y nos cebaron bien a comida, llevándonos luego a ver al Sultán y a ver el mega palacio. También visitamos algo muy curioso: la Leprosería, un pequeño poblado donde tienen apartados a los enfermos de lepra, con su minicentro de salud y su maternidad también.

image5

Releyendo esto parece que hemos venido a pasar el rato y no a hacer voluntariado. Pero siempre hay tiempo para levantarse pronto, salir a correr, pasar 8-10 horas en el hospital, caminar, socializarse y vivir esta cultura. Como siempre tuve en mente: ¡hay que exprimir cada segundo para no arrepentirse de no aprovechar el momento!

image4.JPG

 

Cristina Clare GDL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s